Ser un león o ser una oveja, Tú decides.

Ser un león o ser una oveja, Tú decides.

Hay dos maneras de hacer empresa, hacer la parte del león, dominar la situación para dominar el sector o hacer la parte de la oveja, hacer las cosas porque así hacen todos.

Hacer la Oveja.

Aunque no parezca, hay muchos emprendedores que hacen como las ovejas, hacen las cosas porque así hacen todos, toman decisiones porque piensan que así les va bien, sin analizar y evaluar adecuadamente, especialmente si estamos hablando de empresas pequeñas.

¡No pienses que estás excluido!

Puede ser que no te das cuenta pero si tu empresa tiene algunos problemas estás en el medio, puede ser que no lo vas notando, pero tomas las decisiones como todos los demás sin pensar en darte una mejor alternativa, que te haga ganar.

Sigues haciendo lo que hacen los otros y no piensas que en momentos de crisis esto le va crear problemas…como a los otros.

Se suele también culpar la crisis, la falta de dinero u otros factores externos, no percatándonos de que el problema somos nosotros, que tomamos siempre las mismas decisiones.

Hay que ir contracorriente si queremos tener el éxito, no dejarnos arrastrar por el sentido común.

El mercado está sufriendo transformaciones y no podemos permitirnos hacer de la oveja y seguir a los otros, porque para la mayoría los tiempos no son buenos y vamos a ponernos en la misma situación.

Ser león.

Tomar posición en nuestra empresa, analizar el mercado, nuestra estructura y ver cómo podemos posicionarnos en el mercado para tener éxito. Por pequeño o grande que sea nuestro negocio hay siempre que analizarlo, esto nos permitirá evaluar más bien y direccionar mejor nuestro instinto empresarial en las acciones más adecuadas.

Conocer bien nuestra competencia es una de las primeras necesidades, sus productos, características, precios, volumen de ventas y todo lo que podemos adquirir. Mientras más la conocemos, más bien podemos posicionar nuestra empresa y producto.

Debemos saber sobre todo cuáles son las diferencias, donde nuestro producto es más fuerte y donde más débil para saber donde concentrar nuestra energía.

El emprendedor agresivo tiene una clara visión del mercado pertinente, teniendo una visión clara de dónde es posible actuar y obtener resultados.

No te limites a ser una ovejita, toma tu posición, enfrenta los problemas y resuélvelos, no debes tener miedo, ostenta tu energía y coraje y con sabiduría marcha adelante.

Siempre contigo,

Paolo.

Marketing Activo 468×60

Related posts

Deja un comentario